La proliferación de colonias de palomas y gaviotas es un problema real tanto en zonas urbanas como en las industrias. Además de los riesgos de enfermedades , sus excrementos causan desgastes irreversibles en monumentos y edificios.

Metodología:
Se Determina las Áreas críticas de presencia e e infesta, se determina el tipo de aves a controlar, se realiza un mapeo de la zona identificando los puntos de control a instalar, posteriormente se colocan Ahuyentadores electrónicos para repeler a las aves, previo estudio técnico.

Los ahuyentadores electrónicos se suelen utilizar para todo tipo de aves, estos emiten unos ultrasonidos sólo audibles para la especie que están destinados, haciéndoles huir a otras zonas.

Tratamiento:

Se realizan inspecciones para saber el grado de disminución de aves.
Se verifica el estado de los Ahuyentadores Electrónicos.
Se registra datos del comportamiento de las aves, para tomar las medidas de control pertinentes.

Indicadores

Los indicadores de disminución de aves es de forma visual y con registro fí­sico de control, estos registros se realizan indicando lo siguiente:
– Estado de la Estructura.
-Estado de Limpieza.
-Zona de Cobertura.

Recomendaciones

Es importante que realicemos una limpieza exhaustiva antes de colocar el ahuyentador , ya que a las aves tienden a regresar a las zonas donde perciben sus nidos, excrementos, comida, etc.

No se debe combinar los equipos ahuyentadores con ningún producto químico de exterminio o trampas con cebo, ya que el ultrasonido ahuyenta y los otros métodos atraen, por lo que se conseguirá el efecto contrario confundiendo a los animales.